domingo, 23 de agosto de 2015

ME SAQUÉ UNA MOCHILA DE 3000 KILOS

En estos últimos 3 años estuve a full, primero cursando el último año de la facu, que es el más duro y tedioso de todos. Después rindiendo finales y trabajando, y me di cuenta que no era tan fácil hacer estas 2 últimas cosas al mismo tiempo. La verdad que admiro a los que lo pudieron hacer incluso teniendo hijos.

Cuando perdí mi último trabajo, no lo tomé como un fracaso, sino como un cachetazo para hacerme reaccionar. Ahí aproveché para sacar todos los finales que me quedaban.
Hace poco aprobé el último final. Imaginé en mi mente el soundtrack emotivo del Bailando por un Sueño en aquel momento. Me sentía como un futbolista de cerca de 40 años de edad cuando lo sustituían en su último partido oficial. Todo el sacrificio que hice (rechazar algunas salidas con amigos, incluso familiares también, postergar proyectos, postergar consultas médicas no urgentes, etc.) había terminado y dado al fin sus frutos. Ya no me importaba aprobar con 4, quería que todo esto terminara.

Ahora sólo me queda la tesis, pero es diferente, lleva su tiempo y trabajo, pero no demanda tanta concentración como sentarse a leer un libro y escribir resúmenes a mano. Si avanzo en la tesis, ya queda avanzada, y tomo las medidas de seguridad para que ese avance no se pierda (como por ejemplo hacer copias de seguridad en Dropbox).

Después de despedirme del estudio (no es para siempre, ya que voy a estudiar toda la vida, pero esta vez yo elijo en qué especializarme, además de que la experiencia enseña mucho más que la universidad) no sabía con cual de las cosas que he postergado iba a retomar. Empecé reparando y actualizando el Windows de mi PC de escritorio, ya que un problema en la fuente (ya fue solucionado) lo había dañado y no se iniciaba. Estuve un año usando solamente el cascajo de netbook que había comprado más por lo portátil que por lo económica.
Y ahora que tengo la pintura, podré al fin pintar mi nuevo dormitorio, pero antes tenía que ponerle venda líquida e impermeabilizante al techo de mi casa. Estoy en medio de todo esto.
En cuanto termine con esto, volveré a repartir mis CV por ahí como si fueran volantes.

Más adelante seguiré contando cómo cambió mi vida en este último tiempo.

No hay comentarios: