miércoles, 1 de abril de 2009

RAÚL ALFONSÍN

Se fue uno de los últimos hombres que nos hizo sentir orgullosos del sistema democrático.

Menos mal que le hicieron su merecido homenaje en vida.

Pero pregunto: ¿por qué cuando vivía lo cuestionaban por la hiperinflación, las leyes de "Obediencia debida" y "Punto Final"; y ahora que murió, recuerdan todo lo bueno que hizo y sus actos de valentía, como animarse a poner a los miembros de la Junta Militar en el banquillo, o criticar algunas políticas de EEUU en la propia Casa Blanca?

Yo era un bebé cuando él era presidente, a pesar de ello, sé lo importante que Alfonsín fue para la Argentina.

¡Hasta siempre, Raúl!

3 comentarios:

Fernando dijo...

Se acuerdan ahora de las cosas buenas por algo que siempre dice mi viejo: "No hay muertos malos".

Saludos!

LA GORDA dijo...

¡Uno menos!
¡A brindar! ¡Esto no ocurre a menudo!

Hellion dijo...

eso es cierto , siempre los muertos son heroés , saludoss.